4-4-2 Análisis especial parte 2

Ese sistema (el 4-4-2 en línea, que es el que se discute en el artículo principalmente) encajó como anillo al dedo con dos cosas: la sensibilidad inglesa por el juego que se desarrolla en las áreas y con los paradigmas del nuevo fútbol. Y en Inglaterra lo amaron. Ya para mediados de los 70’s es que era lo estándar mientras en otros países lo normal era el 4-3-3 y sus variaciones. El 4-4-2, en todo caso, era asimilado por equipos que querían defenderse llenando el mediocampo de “medianos”, algo que por ejemplo hizo en Italia Corrado Viciani en el Ternana del “giocco corto”. Dos bloques de cuatro jugadores -asimétricos pero esparcidos a lo ancho- que brillaban por su despliegue atlético pero que avanzaban con pases cortos. Arrigo Sacchi siempre los nombra como “una inspiración”. También solía hacerlo Liedholm.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
No fue sino hasta entrados los 80’s que el 4-4-2 comenzó a permear fuertemente en otras culturas distintas a la británica. En principio, sobre todo, el 4-4-2 en rombo que en Italia comenzó casi a ser default aunque algunos como Bersellini, entrenador del Inter campeón de Coppa, Scudetto y Mundialito entre el 78 y el 81, y la Sampdoria campeona de Coppa en el 86, sí que utilizaba el 4-4-2 en línea e incluso ponía dobles laterales o mediocentros en las bandas. Era uno de los adeptos de la zona mixta de Trapp.
Y esto último creo que es importante porque el 4-4-2 que conocemos hoy es cosa de finales de los 80’s. Antes lo que se usaba era línea en el mediocampo y en defensa se componía un 1+3 con líbero, stopper y marcadores de punta/laterales. Cuando Sacchi, Maturana y otros pusieron en boga la defensa zonal presionante en línea, simplemente no hubo vuelta atrás para el 4-4-2, creo. Ahí fue cuando explotó el tema y para allá va mi respuesta a la pregunta que plantea el artículo:El 4-4-2 es un sistema que potencia la formación de parejas de juego. Centrales, central-lateral, lateral-externo, mediocampistas centrales, medio con externo y la pareja de atacantes. Y también forma bloques. Al ser el fútbol un juego tan social, esa simplifación de las sociedades tanto a nivel de con quién juego (Con el de al lado, el de atrás o el de adelante) como de dónde me paro (Al lado de este, delante de este y atrás de este) termina liberando al jugador a la vez que fortalece el conjunto. Sacchi los ataba con cuerdas y Shankly decía que solo había que pasarela a la camiseta roja más cercana. El 4-4-2 en línea hace eso.
No termina de comprar lo de su versatilidad, o no como fortaleza frente a otros sistemas como el 4-3-3 (Ya sea con relación 1-2 o 2-1 o con o sin extremos). Desde ambos se puede hacer tantísimas cosas… O un 3-4-3 en línea.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Sí compro un poco más lo del rearme del 4-4-2 para ser “cualquier cosa” en cuanto a formación con un determinado movimiento muy simple. Capello fue un maestro del tema. Aunque tampoco creo que sea una propiedad exclusiva. Todos estamos viendo a los equipos de Guardiola y todos vimos a la Quinta del Buitre hacer cosas loquísimas desde 4-3-3. Y en general al fútbol, irónicamente, al fútbol pre-zona tener una predisposición especial para ser flexibles con el sistema. O como gente como Bielsa o Guardiola elogiaron la flexibilidad para recomponer líneas del 3-4-3 de Van Gaal en el Ajax. Es decir, un 4-4-2 en línea sí que tiene más flexibilidad que algunos sistemas, pero no es una cualidad exclusiva. Lo de la formación de parejas y bloques de la manera más simple posible… sí me lo parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *